Artículos

Tu y yo tenemos que comprender que, aunque tengamos muchos buenos anhelos, propósitos o deseos para el año que viene, esto no podrá ser realidad, si seguimos enfrentando la vida con una mentalidad equivocada.

Con mentalidad inmadura. Muchos adultos siguen teniendo actitudes infantiles para enfrentar la vida.
1 Corintios 14:20 PDT dice Hermanos, no piensen como niños. Sin embargo, en cuanto a la maldad sean inocentes como bebés; y en su modo de pensar sean adultos maduros.
Una persona es madura cuando acepta las críticas y las analiza y reflexiona para mejorar, sabe controlar sus ataques de mal carácter, y acepta las consecuencias de sus actos sin justificarse o poner excusas.

Con mentalidad derrotista Son las que se sienten pequeños, inseguros e incapaces de enfrentar los problemas de la vida. Y esta actitud de derrota está basada en un pensamiento: No soy capaz, es imposible, la batalla está perdida no vale la pena luchar.
Para poder superar esta mentalidad derrotista lo que necesitamos es enfrentar los problemas y desafíos de la vida, sin importar lo grande que parezcan, con la misma actitud con la que David enfrentó a Goliat, en el nombre de nuestro Dios, en su fuerza y en su autoridad.

Con mentalidad negativa Son fáciles de reconocer porque tienen una forma de vida que los caracteriza: Las quejas, para ellos siempre todo está mal, nada les parece bien, nada les parece suficiente.
Este año cambiemos nuestras quejas por gratitud 1 Tesalonicenses 5:1 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

Y por último con mentalidad conformista. Nosotros como creyentes debemos vivir como nos dice la palabra de Dios con un corazón lleno de contentamiento, es decir agradecidos con lo que tenemos hoy.

No amen el dinero, sino conténtense con lo que tienen. Porque Dios dijo: «Nunca te abandonaré ni te dejaré solo.

Hebreos 13:5 PDT

Pero esto no significa que tenemos que vivir creyendo que no podemos avanzar más, que solo hasta ahí podemos llegar, pensando que nuestro Dios no quiere darnos aún más, “El conformismo es el enemigo de nuestro crecimiento. Nosotros como hijos de Dios tenemos que tener una mentalidad para avanzar, no para estancarnos ni para retroceder.

Este año 2021, tenemos que cambiar nuestra mentalidad equivocada. Sabes Dios está mucho más interesado en cambiar tu mente que en cambiar tus circunstancias.


Lo que les voy a decir es una advertencia del Señor: dejen ya de vivir como los que no son creyentes, porque ellos se guían por pensamientos inútiles.

Efesios 4:17PDT